RAIGAMBRE

Revista Cultural Hispánica

jueves, 4 de diciembre de 2014

SOBRE LA COLONIZACIÓN ANGLOSAJONA

Por Antonio Moreno Ruiz
Historiador y escritor



Esclavista anglosajón de las Trece Colonias
Imagen de www.pr1898.com



Ciertamente, la Leyenda Negra es un problema para historiar el mundo hispánico. Con todo, esta nefasta leyenda no consiste sólo en cuestiones como la Inquisición o el trato a los indios, sino en poner paralelismos con otras colonizaciones, siendo que al final, nos hacen creer que la nuestra fue la peor (1). Y esto empleando o el término “colonización” más por “poblamiento” que por “política colonialista”, que realmente España nunca ejerció para con sus virreinatos. Con todo, recuerdo especialmente a mi admirado escritor venezolano Arturo Uslar Pietri (2), quien en tantas ocasiones divagó sobre la identidad de la América Hispana y sobre la diferencia del modelo hispano con respecto al anglosajón. Y es que según D. Arturo, el inglés había ido a América para hacer un cristianismo más puro y para trabajar, para hacer lo que no había podido hacer en su tierra, mientras que el español venía a dominar, a ser señor. Y D. Arturo no lo decía con mala intención, pues conociendo su vida y obra, exaltó no pocas cosas del legado hispano de América. Pero creemos que aquí, como tantos otros, erraba de lleno, y tal vez por falta de datos, por unos datos que han sabido ocultar muy bien unos anglosajones que no en vano, llevan varios siglos de dominio mundial entre una cosa y otra.

Desde hace tiempo, tengo muy en cuenta a la musicología como parte integrante de la Historia. El gran historiador Claudio Sánchez Albornoz abogaba por la complementación entre la arqueología y la filología, cosa con la que concuerdo totalmente, y enlazo con una colaboración entre la antropología y musicología que creo que se acabará imponiendo, porque al fin y al cabo, todas forman partes de esa magnífica y compleja red que es la Historia; ¿y cómo separar el todo de la parte y viceversa? Y bueno, la musicología muchas veces ayuda a despejar dudas que ciertas “historias oficiales” esconden enrocadas en sus intereses. Y desde luego, siempre me ha llamado la atención que buena parte del folclore estadounidense, en especial el sureño, tenga un grado de pureza irlandés como ya no existe en Irlanda. La historia oficial nos dice que Estados Unidos no fue colonizada por irlandeses, y nos manda al mito de la llegada de los peregrinos en el Mayflower, el barco que los alejó de una Inglaterra intolerante para arribar a una tierra donde buenos y felices inventaron la cultura del trabajo que, en armonía con la acción de gracias que celebraron con los indios, luego los haría superiores, con un destino manifiesto que habría de imponer la dizque democracia en todo el mundo. Claro que en este relato legendario no se halla que esa intolerancia brutal es típicamente protestante, e igual o peor fue aplicada en el continente por luteranos y calvinistas. Primero predican el “libre examen” y luego el “exterminar como a perros” (frase literal de Lutero) a los rebeldes. Y en Norteamérica, esta intolerancia también fue aplicada para otros grupos, tanto católicos como de nuevos protestantes. Empero, en Inglaterra, la persecución religiosa liderada por los anglicanos en el siglo XVI continuaría en el siglo XVII, siendo que el anglicanismo original ya estaba dividido y se sintetizaba en un refrito extraño de liturgia católica y dogmas calvinistas, entre los cuales entraba la adoración del dinero como supuesta señal divina. Como a posteriori señalarían destacados católicos ingleses como Gilbert Chesterton e Hillaire Belloc, pronto se formó toda una clase de nuevos ricos gracias a los brutales expolios de los monasterios; algo así como una desamortización harto anticipada. Y también muy pronto los ingleses se despejarían como furibundos esclavistas y, en connivencia con no pocos tiranuelos negros, irían llenando de esclavos el Caribe y luego también sus colonias del norte. Pero claro, cuando pensamos en la esclavitud, automáticamente se nos viene la imagen de la raza negra. Y sí que hubo esclavos africanos, y sí que es condenable; mas también es condenable la gran esclavitud silenciada: La de los irlandeses, una esclavitud por motivos religiosos principalmente; algo muy parecido a la esclavitud organizada por los árabes y los turcos, extendida por todo el Mediterráneo, dejando en pañales a la trata negrera. Y esta esclavitud de blancos (3) es un terrible fenómeno que se hace todavía más sangrante al ser silenciado por los gerifaltes de la corrección política. Y he aquí que conectamos con lo que decíamos referente a la musicología: ¿Cómo puede haber ese grado de pureza irlandés en el folclore norteamericano, y más concretamente en el sur, cuando en teoría la colonización fue de puritanos ingleses? Y nos topamos con este gran artículo:



Cuando la mayoría de los esclavos en América del Norte y ...

Cuando la mayoría de los esclavos en América del Norte y el Caribe eran blancos y católicos



Añadamos a ello las persecuciones políticas habidas en Escocia en el siglo XVIII por mor de la defensa de la dinastía de los Estuardo, en verdad los reyes legítimos de Escocia e Inglaterra; dinastía que había vuelto al catolicismo de sus antepasados. Los protestantes ingleses, ayudados por una invasión comandada por holandeses y alemanes, se impusieron contra la ley, la tradición y la voluntad, provocando, amén de matanzas, exilios; exilio de cultura gaélica que se sumaba a la persecución religiosa de Irlanda, ya bastante esparcida por las colonias británicas, y más esparcida que los esclavos negros, pues al fin y al cabo el negro debía ser mantenido y comprarlo costaba dinero, mientras que el irlandés podía ser capturado muy cerca y su vida no se consideraba digna de mantenimiento. El negro costaba dinero, el irlandés era gratis, y de todas formas, si duraba poco, siempre estaba mucho más a mano que un africano. Y ahora con presos escoceses… Y de América a Oceanía, pues no en vano Australia fue una colonia de presos. Fueron los ingleses los que hicieron esto a conciencia, y sin embargo, pretenden endilgárnoslo a los españoles. Y todo ello coincide con algo fundamental: En el siglo XVIII, la corona británica, que durante los dos siglos anteriores tanto había alentado una vil piratería que la había enriquecido, ahora sin embargo cambia el discurso, y ya no se habla de la piratería sino para mayormente perseguirla. La causa está en que muchos escoceses, perseguidos en su propia tierra, salieron al mar voluntariamente, y en vez de guerrear contra España u otras potencias rivales de Londres, guerreaban al país que los estaba oprimiendo en su mismo solar, boicoteando, robando, asaltando, todo barco llegado de Inglaterra; uniendo a ello las diferencias religiosas también en el seno protestante, pues cada vez estaban más alejados del anglicanismo oficial. La organización de la piratería en el Caribe (4) buscaba poder retornar a los Estuardo (a quienes los irlandeses asimismo habían apoyado a hierro) al Viejo Mundo, cosa que nunca se pudo realizar; mas que mantuvo un malestar, una división política y una hondura sociocultural que la historiografía oficial anglosajona ha pretendido silenciar.




Jacobita escocés
Imagen de www.historic-uk.com




Así las cosas, hoy sabemos que aquellos colonos puritanos contaron con un excedente de mano obra tanto africana como gaélica, y podríamos contestarle al buen D. Arturo, con toda la consideración que nos merece tan alto intelectual hispánico, que si los españoles fueron a América a ser señores, los ingleses fueron a ser todavía más señores; pues España fue la que menos participó en la trata negrera, y por supuesto, nada tuvo que ver con la esclavitud irlandesa y el exilio escocés; todos ellos, con una sintomática piratería organizada por su corona, elementos definitoriamente característicos de la colonización anglosajona.

Con todo, ya tenemos unas coordenadas para estudiar este tema a fondo. Al igual que la música nos dice que en España, los tópicos “gitanistas” y “celtistas” no tienen ninguna base histórica (5), la música nos está diciendo que en Estados Unidos hay “algo más” que no nos han contado o no nos han querido contar, y desde hace tiempo estoy pensando en este tema, en la esclavitud de los irlandeses para explicar la colonización angloamericana, y en cómo se forman a posteriori determinadas "músicas negras" que interactúan con otros moldes, al igual que podemos encontrar "sones negros" en el flamenco o las músicas criollas.

Con esto, no se está diciendo que la historia hispánica sea perfecta y que en la anglosajona esté todo mal. De hecho, no negamos la iniciativa, el amor a la libertad y la capacidad de trabajo del pueblo angloamericano, un pueblo al que sus oligarquías cada vez combaten y desfiguran más, sólo que al contrario que en la Europa occidental, no pueden del todo porque todavía tienen una parte muy importante de la población ligada a la tierra. Y no nos olvidamos que en Estados Unidos se conoce y se valora más la historia española que en la propia España. Lo cortés no quita lo valiente. Mas, si de verdad queremos desterrar los absurdos tópicos que embarran la universalidad de la Historia, atendamos a lo que nos dice el historiador ecuatoriano Francisco Núñez (6), pues en las colonias anglosajonas sí que se dio el mestizaje tanto con indios como con negros, y España también realizó colonización de familias, en especial con canarios, aún arraigados en lugares tan dispares como Luisiana, Puerto Rico, Venezuela o Uruguay. (7) 

Nuestro imaginario colectivo ha sido deformado por la misma mentira que ha maquillado el de otros, no sin la complicidad de los traidores que nos devoran por dentro, los mismos que nos hacen perecer antes que los foráneos, como anticipó hace dos siglos el ínclito, tradicional e incomprendido patriota Gaspar de Jovellanos (8). Labor nuestra es, con amor propio y espíritu constructivo, rescatar nuestra auténtica memoria histórica.








NOTAS: 


(1) Sobre los supuestos paralelismos, recuérdese:





(2) Sobre Arturo Uslar Pietri:



Imagen de www.maracaibo24.com


MIS REFERENCIAS LITERARIAS: ARTURO USLAR PIETRI 



MIS REFERENCIAS LITERARIAS: ARTURO USLAR PIETRI (2)



MIS REFERENCIAS LITERARIAS: ARTURO USLAR PIETRI (3...





(3) Sobre el esclavismo por parte del mundo islámico, véase:

Hubo más europeos esclavizados por los musulmanes que ...





(4) Sobre este particular, véase:



El origen de la bandera pirata, la Jolly Roger, está ... - ABC.es






(5) Sobre los verdaderos orígenes del flamenco:

CONFERENCIA "LA HERENCIA HISPANOAMERICANA EN EL FL...




Sobre el “celtismo”:




(6) Sobre Francisco Núñez:

coterraneus - el blog de Francisco Núñez del Arco





(7) Sobre las familias canarias en América del Norte:







(8) Impresiones sobre Jovellanos:


ANTONIO MORENO RUIZ: MIS LECTURAS: ESCRITOS ...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada